Las mejores excusas para todas las situaciones

En su segunda acepción, la RAE (Real Academia de la lengua Española), define excusa como “Motivo o pretexto que se invoca para eludir una obligación o disculpar una omisión.”, por lo que las excusas son algo que, en mayor o menor medida, todos hemos usado en alguna ocasión, esperando que fueran los suficientemente efectivas como para no provocar una reacción negativa en quienes se convierten en receptores de dicha excusa. Cabe decir que el éxito de la justificación esgrimida dependerá siempre de muchos factores subjetivos, y no siempre controlables, como por ejemplo la susceptibilidad del receptor, o el tipo de relación que nos une a esa persona. Otros pueden llegar a estar bajo nuestro control, como por ejemplo el hecho de encontrar el momento adecuado, los canales adecuados, la interpretación y en general, todo lo que tiene que ver con la ejecución del acto de excusarse, más allá de la excusa en sí misma.

La palabra excusa viene del verbo latín excusare, y ya apelaba al hecho de alegar pretextos o justificarse, con el fin de exonerarse de algo. Parece que inicialmente se usaba en el ámbito judicial significando, originariamente, el hecho de sacar a alguien o algo de la causa o proceso, al considerarse que no tienen relación o no están implicados en los acontecimientos llevados a juicio.

Aquí no podemos ayudarte con tus problemas con la justicia, y desaconsejamos fervorosamente NO incumplir la ley (saludos a la Guardia Civil, policía telemática, CNI, cuerpos y fuerzas de seguridad del estado y a cualquier organismo encargado de vigilar los delitos telemáticos). Pero lo que sí hemos hecho ha sido desarrollar toda una serie de creativas excusas que te serán útiles en las más variopintas situaciones, siempre y cuando sigas nuestros consejos y aprendas a su vez a controlar esos factores subjetivos de los que hablábamos al principio.

Dicen los grandes maestros de las distintas artes que en la repetición se halla perfección, y estamos totalmente de acuerdo. Pero no te estamos incitando a repetir excusas, o a que acostumbres a ofrecer motivos modificados deliberadamente para salirte con la tuya, lo que viene siendo, mentir. Lo que debes entrenar, y por lo tanto repetir, es el arte de encontrar en tu realidad los argumentos necesarios para salirte con la tuya, exponiéndolos de forma veraz y convincente. Pero como la creatividad no siempre está cuando se la necesita, aquí te ofrecemos las mejores excusas para conseguir aquello que deseas.

Con el tiempo iremos añadiendo excusas para todos los momentos y circunstancias en que nos podamos ver envueltos alguna vez, pero si eres un mentiroso argumentista profesional y deseas compartir tus mejores razonamientos y discursos para situaciones concretas, te animamos a que colabores con tu talento para que otras personas menos dotadas que tú para la dialéctica, se beneficien de tu sabiduría y experiencia. Piensa en todas aquellas personas que van a tener que acudir a una cena con sus cuñados, tan solo por el hecho de no tener una buena excusa para no ir a esa cena. Apiádate de quienes este 2020 han sido invitados a una o más bodas, y únete a nosotros ofreciendo las mejores excusas para no ir a una boda. Te pedimos solidaridad, pequeño embaucador.

Para quienes no seáis tan creativos y hayáis llegado hasta aquí con la fe y las esperanzas puestas en encontrar una gran motivación que ofrecer para no tener que ir a clase, o aquellos que preciséis de una exoneración para no ir a trabajar, por el motivo que sea, debéis saber que ya hemos pensado en vosotros, y sabemos que lo que os ofrecemos os va a ser de gran utilidad. Aprovechadlo y si os funciona, no seáis egoístas, y compartid. Y si necesitáis más excusas que cubran otras contingencias y eventualidades, hacédnoslo saber, y nos pondremos manos a la obra.

Entendemos esta web como un canto a la diplomacia, ya que consideramos las excusas como un intento real de mantener la concordia en una situación en que una de las partes se siente apremiada a tomar parte de algo que no desea, lo que es claramente nefasto para el equilibrio universal, por lo de las malas vibraciones que genera y todo eso. No hacemos apología de la mentira ni la irresponsabilidad, sino que abogamos por el derecho inalienable del ser humano a ser feliz, dotándolo en la medida de nuestras modestas posibilidades, de las herramientas necesarias para ello. Únete a la causa.